Noticias

Trucos para averiguar si la molienda está en su punto

A la hora de preparar el café tenemos que tener varias cosas en cuenta. Pero sobre todo destacan que la máquina y el molino estén en las condiciones óptimas y que la molienda sea la justa.

Una forma fácil y rápida de determinar el grado de molido para las cafeteras expreso es colocar en la palma de la mano un poco de café molido, frotarlo con un dedo de la otra mano y a continuación soplar:

Si la palma se queda prácticamente limpia, el molido es demasiado grueso.

Si en la palma se queda el café apelmazado, el molido es demasiado fino.

Si la palma de la mano queda ligeramente sucia por el polvo de café y el resto ha volado, el grado de molido es el más cercano a su punto exacto.

En clima seco la molienda debe ser más fina. En clima húmedo, más gruesa.

Debemos limpiar el cabezal, purgar el grupo de la máquina, prensar bien y de manera uniforme y estar pendientes de que la caída sea como la cola de un ratón para que sea síntoma de que todo marcha adecuadamente.

Pero lo que nunca nos falla es comprobar extrayendo el café. Si el café nos cae demasiado lento, la molienda estará muy fina. Si está demasiado gruesa, el café saldrá más rápido de la cuenta.

Otro truco es comprobar que las primeras gotas caen entre los tres y cuatro segundos. Y, por supuesto, que esa caída se asemeje a la cola de un ratón.

Deja un comentario