Noticias

Cómo conseguir la molienda correcta para nuestro café espresso

La molienda correcta en el espresso tiene una receta clave.

En el blog de hoy daremos unos pequeños consejos para saber si la molienda del café está en su punto. En nuestra cafetería, o en casa con nuestra máquina espresso, no hay algo que moleste más que no extraer correctamente nuestro café porque la molienda no está bien. Sobre todo, si somos unos buenos amantes del café y nos preocupamos detener un buen producto entre las manos.

¿Qué es eso de la molienda correcta?

La molienda del café es el punto en el que el grano de café está molido. Puede ser más fina o más gruesa. El molino tiene unas fresas o muelas que podemos separar o juntar para que nuestro molido cambie de punto, más grueso o más fino.

¿Cuál es el punto de molienda correcto?

No hay una molienda universal y que nos sea útil para siempre. Tendremos que tener la destreza de ajustarla, sobre todo si cambiamos de café porque nos gusta ir probando diferentes mezclas y orígenes. Ya que, cada café es diferente. Dependiendo de su procedencia, finca, tipo de grano, especie de la planta, proceso de despulpado, punto de tueste… Dependiendo de todos esos factores, y alguno más, el punto de molido será diferente.

Incluso, el mismo café puede tener una molienda u otra dependiendo del ambiente. En clima seco la molienda debe ser más fina. En clima húmedo, más gruesa.

Sí es cierto que podemos hablar de un molido más fino para extracciones como la máquina espresso. Algo intermedio para las cafeteras italianas Moka y mucho más grueso para las cafeteras de filtro.

La molienda correcta es diferente según muchos factores.

Un truquito a simple vista para la correcta molienda del café

Una forma fácil y rápida de determinar el grado de molido para las cafeteras expreso es colocar en la palma de la mano un poco de café molido, frotarlo con un dedo de la otra mano y a continuación soplar. Pueden suceder varias cosas:

  1. Si la palma se queda prácticamente limpia, el molido es demasiado grueso.
  2. Si en la palma se queda el café apelmazado, el molido es demasiado fino.
  3. Si la palma de la mano queda ligeramente sucia por el polvo de café y el resto ha volado, el grado de molido es el más cercano a su punto exacto.

Comprobar si tenemos la molienda correcta en nuestro café

Pero lo que nunca nos falla es comprobar extrayendo el café. Si el café nos cae demasiado lento, la molienda estará muy fina. Si está demasiado gruesa, el café saldrá más rápido de la cuenta.

Aquí entra en juego la receta del espresso ¿Cuál es la receta universal para el espresso? Bien. La molienda tiene que ser la justa para que con 9 gramos de café molido, en 25-27 segundos, nos extraiga un café de 30 mililitros (sin contar la crema del café).

Si todos esos parámetros se cumplen, tendremos la molienda perfecta de nuestro café. Eso sí, esto es la teoría. Luego en la práctica, es cuestión de gustos. Puedes utilizar más o menos café molido si te gusta más cargado o menos, pero ten en cuenta que cada gramaje de café tendrá un punto de molienda diferente.

  1. Si utilizamos más gramos de café, la molienda deberá ser más gruesa.
  2. Si utilizamos menos gramos de café, la molienda deberá ser más fina.

Otro truco es comprobar que las primeras gotas caen entre los tres y cuatro segundos. Y, por supuesto, que esa caída se asemeje a la cola de un ratón, fina y constante.

Otros consejos útiles, añadidos al punto de molienda correcto, para sacar un buen café

Debemos limpiar el cabezal, purgar el grupo de la máquina, prensar bien y de manera uniforme y estar pendientes de que la caída sea como la cola de un ratón para que sea síntoma de que todo marcha adecuadamente.