Noticias

Cómo se quita la cafeína al café para hacer descafeinado

El café descafeinado es un producto muy consumido y habitual tanto en nuestras casas, como en el canal de la hostelería. El café tiene una gran cantidad de propiedades, entre las que se encuentran mejorar nuestro ritmo cardíaco, pero a ciertas personas les provoca insomnio o es incompatible su consumo por hipertensión. Pero, ¿cómo se descafeina el café? ¿Siempre tiene algo de cafeína?

El café descafeinado, ni mejor ni peor que el café

El café descafeinado, como el café en general, tiene diferentes calidades. Depende del grano, de su tamaño y de su origen será de mayor calidad o de menor calidad. Es cierto que el proceso de descafeinización influye también en sus propiedades, pero igualmente podremos obtener un mejor descafeinado si compramos un grano de mayor calidad, de un buen tamaño y de un buen origen.

No existe la planta de café que dé granos sin cafeína

La idea era sencilla. Plantas de café alteradas genéticamente o seleccionar de forma natural solo aquella que den bayas con menos cafeína. Pero nunca se ha podido conseguir que el grano tenga un 0% de cafeína. Eso sí, las pruebas e investigaciones que llevan haciéndose al respecto desde el Siglo XIX, nos han servido para saber que el café arábica cultivado en mayor altura, tiene mucha menos cafeína que el robusta.

Descafeinado por el método químico

Hay diferentes formas de quitar la cafeína del café. Los granos de café crudos (también conocidos como café verde) se ponen en remojo con un disolvente químico con cloruro de metileno, sin que sea perjudicial para la salud. Se descafeína el café, se lava para que no queden restos y se seca con aire caliente.

Descafeinado por el método de presión

Mediante este método, el café es descafeinado por ser sometido a una presión equivalente a 275 atmósferas. Además, se incluye una parte de CO2, que al combinarse con la alta presión, hace que este CO2 se introduzca entre los granos, eliminando de ellos la cafeína.

Descafeinado por método de lavado con agua

También hay un método de lavado para retirar la cafeína del café. Este es el proceso más natural de los tres, pero en contrapartida nos da un grano que en la taza se manifiesta con menor sabor, olor y cuerpo. Esto se debe a que para conseguir quitar la cafeína, el café es lavado con agua y luego sumergidos en agua caliente con extracto de café verde sin cafeína. Se produce un proceso osmosis que atrae la cafeína de los grano. Luego se seca con aire caliente.

¿Qué pasa con la cafeína que se le extrae al café descafeinado?

Ni mucho menos esta importante parte del café se tira o se desperdicia. Esta cafeína se procesa y se aísla. Luego es utilizada en multitud de productos de la industria farmacéutica o de alimentación.

Ya conoces cómo se quita la cafeína al café para convertirlo en descafeinado. Todos comparten la misma base, humedecen el grano y mediante algún sistema (lavado, presión y CO2 o agentes químicos) extraen casi al 100% la cafeína del café.