NoticiasRecetas

2 Recetas de café frío sin leche para este caluroso verano

Receta de café frío.

Hemos entrado de lleno en el Verano con unas altas temperaturas en este final de mes de Junio. Es por ello que en nuestro blog de Cafés Mocaibo, hoy traemos 2 recetas de café frío. Dos recetas especiales que no llevan nada de leche, creadas para los amantes del sabor del café solo, manteniendo así todas sus propiedades.

Con estas recetas los amantes del café frío podremos disfrutar de un buen café a pesar de las altas temperaturas. Unas recetas que te encantarán al mismo tiempo que te resfrescarán en una tarde de calor.

Granizado de café frío

El primero de ellos es un granizado de café. Una receta de café frío muy sencilla de preparar en casa ayudándonos del congelador.

Ingredientes:

  • Doble espresso.
  • Agua.
  • Azúcar.
  • Nata (opcional).
  • Saborizante (opcional).

La preparación es muy sencilla. Utilizamos nuestro doble espresso o nuestro café con el tipo de extracción que prefiramos (Aeropress, Moka Italiana…). Añadimos el azúcar y el agua al gusto, dependiendo de cuánto nos guste el sabor intenso a café. La cantidad de agua que recomendamos añadir es tres partes de agua por una de café en la extracción de espresso y  al menos la misma de agua que de café en otras extracciones.

Si lo deseamos podemos añadir unas gotas de saborizante como esencia de vainilla o chocolate. Lo metemos en un recipiente plano y con un poquito de profundidad en el congelador.

Cuando nuestro café esté bien frío y a punto de congelarse, lo sacamos y aplastamos con un tenedor hasta que consigamos la textura deseada. Volvemos a meterlo al congelador y lo dejamos un poco más hasta que se quede bien frío.

Ya lo tendremos preparado para servir en copa o taza con un poco de nata si deseamos por encima.

Café solo frío y cremoso

Para la siguiente receta igualmente no utilizaremos leche. Esta se la apuntamos al Barista Kim en su libro ‘Al grano’. Solo necesitaremos lo siguiente:

  • Doble Espresso o Espresso largo
  • Azúcar.
  • Hielo.
  • Un bote de garbanzos vacío.

Cuando tenemos nuestro espresso doble o largo y el azúcar al gusto movemos bien con una cuchara. Echamos el café en el bote de garbanzos junto con el hielo. Muy importante es que el bote esté bien limpio de sabores y olores para que no contamine el café.

Cerramos con la tapa y agitamos a modo de coctelera. Lo alargado del bote, hará que el movimiento del líquido sea lo suficiente extenso como para que se cree una capa de espuma.

¡Servimos en copa fría y listo para consumir!

Estas recetas de café frío son ideales para acompañar en una merienda de verano donde el calor, en muchas ocasiones, puede hacernos dudar si tomarnos nuestro cafelito de todas las tardes o no. Aunque, reconozcamos que frío o caliente, en verano o en invierno… ¿Quién puede resistirse a un buen café en la mitad de la tarde?